Amantes del ciclismo conectados

Tenemos 2334 invitados conectado(s)

Más noticias de Colombia y el Mundo
back_separt 

Image Velódromo secuestrado

28.04.10/1:47 PM

Por Héctor Urrego C
 
No puede ser otro el título de esta columna, para entender la abusiva y absurda medida del Director de Deportes de la ciudad de Medellín, que ha condenado al destierro de sus oficinas del velódromo a los dirigentes y de la pista del escenario a los ciclistas del departamento de Antioquia, con argumentos que no tienen ninguna presentación y que ante todo, sirven para demostrar hasta donde la insensatez, la ignorancia y la radicalización pueden más que la lógica y el sentido común para el manejo del deporte.

No de otra manera se puede entender que un instituto o un funcionario se puedan dar el lujo en Medellín o en cualquier ciudad o municipio,  de "secuestrar" un escenario como el velódromo de Medellín, amparados  en una solución de fuerza que impide a los ciclistas ingresar a su escenario natural y obliga a los dirigentes a desalojar las oficinas que durante 50 años han servido para la conducción de un deporte que es orgullo no solo de la región sino del país, como lo demuestran los recientes Juegos Suramericanos en los que el 90 por ciento de las medallas obtenidas por el ciclismo colombiano pertenecen a ciclistas de Antioquia.

El premio por estas y muchas mas medallas y títulos conseguidos desde hace muchos años por "pisteros" paisas salidos de ese escenario, ha sido castigar a dirigentes, ciclistas, patrocinadores, técnicos y padres de familia al destierro, ante la imposibilidad de pagar cerca de $ 8.000.000 millones de pesos mensuales  al Instituto de Deportes de la ciudad por el mantenimiento del escenario  y por una póliza de seguro, como si estas no fueran obligaciones del mismo instituto y de la alcaldía para con los ciudadanos que pagan impuestos con el objeto de tener derecho a la recreación en los escenarios que él mismo ha contribuido a pagar.
 
Nadie está hoy en posición de aceptar tan ignomiosas medidas contra la Liga de ciclismo de Antioquia y contra otras ligas. Ante tamaño despropósito surgen muchísimas preguntas y muy pocas respuestas. Un director que se niega a dialogar con el presidente de ésta liga, después de dos meses de intentarlo, una decisión incomprensible que paraliza los entrenamientos, las competencias , las actividades de las escuelas de formación, las comisiones de BMX, Ciclomontañismo, juzgamiento  y toda la dinámica que encierra el manejo de una entidad como ésta liga que es y ha sido  ejemplo de organización, eficiencia y funcionamiento.
 
Lo que hay que preguntarse aquí , es donde está la autoridad del alcalde para saber si él es el ordenador de éste "gasto de imagen" , si es a sus espaldas, si es por iniciativa propia del señor director del Inder o saber definitivamente con quién hay que dialogar para entender éste entuerto que nadie puede entender, ya que no existen  los elementos y los argumentos valederos para aceptar y mucho menos ejecutar tamaño despropósito.
 
Valiéndose de una agencia de vigilancia, mediante lista previa, se le ha concedido un "permiso especial" a la Selección Colombia que se alista para los Juegos Centroamericanos, como si fuese un favor o un servicio para agradecer. El INDER de Medellín con su Director a la cabeza y con el patrocinio de la alcaldía, que en últimas es la garante y responsable de que todo funcione bien en la ciudad, se han  puesto en la escena pública de la ciudad, del departamento y del país, como un ejemplo de lo que NO debe hacerse: Secuestrar escenarios, erradicar deportistas y dirigentes, paralizar actividades, usar la fuerza como argumento disuasivo, evadir el diálogo cara a cara con los afectados.
 
Alguien, persona o entidad, tendrá que emprender la campaña necesaria para poner fin a tal esperpento. El deporte colombiano y el país no merecen ni necesitan ésta clase de tratamientos. Alguien tendrá que hacer claridad en torno a lo que se pretende con estas medidas. Alguien deberá hacer claridad sobre los fines lucrativos que parecen ser el objetivo de las decisiones. O peor, alguien tendrá que decir que el deporte, los escenarios,  dirigentes,  deportistas, la comunidad, siguen en medio del fuego cruzado que existe entre la Alcaldía de Medellín  por un lado y la Gobernación del departamento  por el otro.

Todo lo anterior solo deja dos víctimas que no son otras que el pobre escenario, vetusto, y mal arreglado, pero funcional, y quienes han hecho de él un casa de formación, recreación, deporte, confraternidad, alegría, orgullo individual y colectivo, contrario todo esto a lo que pregonan quienes hoy se pasean por los escenarios vacíos, pero eso sí,  llenos de satisfacción  por imponer su criterio, sembrando odios injustifcados, afectando todo un movimiento deportivo y exhibiendo ignorancia crasa y orgullo desmedido. Hasta cuando?


blog comments powered by Disqus